Muchos trabajadores sufren de estrés térmico, al ser incapaces de evitar las altas temperaturas