La cara de un futbolista arroja luz sobre su futuro, según los científicos