La matanza de 12 estudiantes en una escuela de Río conmociona a Brasil