Los estudiantes de origen asiático, los más aplicados