Un estudio revela el nivel de compuestos químicos nocivos en cientos de juguetes