Un estudio demuestra que comer sano no garantiza una mayor longevidad