Un estudio demuestra que los bebés piden ayuda cuando tienen alguna duda