Un estudio desvela las etapas en nuestra vida en la que estamos más solos (y sorprende)