Algunos órganos siguen viviendo 48 horas después de la muerte