El vínculo afectivo entre el perro y su dueño se establece a través de la mirada