Conceden el segundo grado a la etarra Sara Majarenas para que viva con su hija