Una mujer de 89 años recurre a la eutanasia incapaz de adaptarse a la tecnología