La absurda excusa que dio a la Policía por exceso de velocidad