Avance científico: un exoesqueleto controlado por el cerebro permite caminar y mover los brazos a un joven tetrapléjico