La expectativa de vida de los brasileños subió a 73,17 años en 2009