Una exposición retrata a mujeres de todas las tallas con un mismo vestido para acabar con los complejos