El detenido en Tui guardaba en el almacén clandestino los cohetes que, por ley, no podía tener en su fábrica