La extinción de especies aumenta la aparición de enfermedades infecciosas, según un estudio