El control de los factores de riesgo de los que han sufrido un accidente isquémico es "muy deficiente", según experto