Los avances de la técnica hacen ya casi imposible distinguir la realidad de las ‘fake news’