Sofía Arroyo, la niña gracias a la cual, las falleras ya pueden dormir con su moño fallero