La familia Meño, triste