La familia de Vanesa espera que el cadáver carbonizado no sea el suyo