Una familia gallega desesperada pide un aumento de la ayuda para poder vivir