Una familia española disfruta de vacaciones en casas compartidas desde hace siete años