El padre de la familia brasileña asesinada fue torturado antes de morir