Las familias gastan una media de 2.000 euros en las comuniones