Las familias de mujeres solas o padres sin estudios sufren peligro de exclusión