Las familias de las niñas vacunadas pedirán un certificado que confirme que estaban sanas