Las familias de las víctimas aprecian penas superiores en el escrito de procesamiento