Los farmacéuticos advierten de que "el cambio de modelo no está justificado ni sanitaria ni económicamente"