Diez muertos en las favelas de Río de Janeiro ocupadas por 300 policías