"Feos pero no tontos": la campaña publicitaria que ha indignado a los agricultores almerienses