Una fiesta en Jalisco termina con una batalla campal