No hay nada que impida la tamborrada ni a nuestra reportera contarla