La filtración radiactiva al mar de Fukushima fue 20.000 veces el límite legal