Fin a tres décadas de 'videncia' en El Escorial