Al final, el "niño del globo" estaba escondido en el desván de su casa