Un flamenco invade la pista del aeropuerto de Mallorca ante la atónita mirada de sus trabajadores