El flash, polo de la crisis