Los flash, el polo del verano