Los forenses creen que las cataratas de Mainar no le impedirían efectuar un disparo