La fractura de cadera tiene una mortalidad del 30% al año de producirse