El "Spiderman" francés conquista la cima de un hotel de Barcelona