Una banda criminal simulaba abortos en accidentes de tráfico para estafar al seguro