La nueva ola de frío trae enfermedades cardiovasculares