El frío siberiano tiñe de blanco las zonas menos esperadas