Buscan cobijo ante la llegada del frío siberiano