La joven idéntica a Elsa, de Frozen, vive su propio cuento de hadas