La desolación que deja el fuego en Orense